Seleccionar página

La fiesta de la francofonía es la excusa sobre la cual trabajar una serie de piezas a medio camino entre la escultura y la instalación.

Una serie de objetos creados con material de reciclaje, invitan al espectador a convertirse en sujetos activos de la muestra.

Una máscara que recuerda a aquellas usadas en rituales ancestrales por ciertas tribus africanas, convierte por un instante al que la porta.

Por otro lado, un totem blanco cubierto de icónicas figuras, muestra un interior afacetado y caleidoscópico a través de sus pequeñas aberturas.